Envidia

Al salir del probador Verónica se coloca entre la butaca donde me encuentro y el espejo. Se mira. Saca pecho y mete tripa. En la cuestión física tengo claro que yo fui el primer borrador y mi hermana la obra maestra. En lo que al intelecto se refiere, la genética ha sido mucho más generosa conmigo. Vero pone morritos, ladea la cabeza y se abrocha y desabrocha el primer botón de la camisa. Relaja los brazos y pone su pie derecho delante. Luego el izquierdo. La observo y pienso que la seda rosa de la blusa apaga su rostro. Además, estoy convencida de que el tejido se oscurecerá ligeramente en cuanto empiece a sudar. Al fin me sonríe, coqueta, y me pide opinión. La sola idea de que vaya a trabajar conmigo y con papá me resulta insoportable. No lo dudes, le digo, cómpratela. Es ideal para el trabajo; es perfecta para ti.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s